miércoles, 3 de febrero de 2010

Visión tradicional sobre la dislexia.

Visión tradicional sobre la Dislexia

Aníbal Puente Ferreras en Los Orígenes del lenguaje, (2006), nos explica, en términos generales, lo que tradicionalmente se ha definido como dislexia desde una perspectiva clínica. Se basa en datos extraídos de algunas investigaciones realizadas por universidades estadounidenses, que se sostienen en el estudio y la comparación de los patrones de la actividad cerebral en personas disléxicas y “lectores normales”, a partir de las imágenes surgidas de resonancias magnéticas funcionales cuando se les solicitaba a los pacientes la realización de tareas de creciente dificultad en la división de palabras en unidades sonoras menores. Esto es lo que han bautizado estos estudios como mapa de la trama neuronal del cerebro disléxico.

Dislexia (1)

La dislexia es una dificultad específica de la lectura o de su aprendizaje que puede originarse por lesiones cerebrales, factores hereditarios u otras causas desconocidas. A diferencia de lo que se piensa comúnmente, no se trata del hábito de invertir el orden de las letras al leer. En la revista Proceeding, de la Academia norteamericana de Ciencias, se publicó un detallado mapa del cerebro disléxico que puede representar la trama neuronal de esta discapacidad. En esta investigación participaron investigadores de la Universidad de Yale y de la Escuela de Medicina de la Universidad de Texas, en Houston.

Utilizando imágenes de resonancia magnética funcional, una tecnología que proporciona fotografías del cerebro humano durante el desarrollo de determinadas actividades mentales, los científicos compararon los patrones de la actividad cerebral de los disléxicos y de los lectores normales. Según los especialistas, los dos grupos registraron diferencias significativas en sus patrones de actividad cerebral en una serie de tareas de dificultad creciente que canalizan la capacidad de dividir las palabras habladas en unidades de sonido menores. Esta capacidad conocida como análisis fonológico es crítica para leer y está normalmente ausente en los lectores disléxicos.

Mientras desempeñaban tareas que exigían el análisis fonológico, los lectores disléxicos mostraron una menor actividad en la parte posterior del cerebro, desde el córtex visual hasta las áreas asociadas con el lenguaje. En cambio, las imágenes funcionales revelaron una sobreactivación entre los lectores disléxicos en la parte frontal del cerebro, que también se asocia con la lectura y el lenguaje. Los hallazgos contradicen otros estudios que asocian la dislexia a daños estructurales en el cerebro y apuntan a un fundamento neurobiológico que podría explicar la enfermedad.

Tomado de Los Orígenes del lenguaje. Autor: Aníbal Puente Ferreras. Madrid. Alianza Editorial, 2006, pp. 122-123.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada